Saltear al contenido principal
Menú
¡Así O Más Berraca! María Vidalia Betancur Salinas

¡Así o más berraca! María Vidalia Betancur Salinas

Por: Leidy Lotero

“El que estudia derecho busca el poder, yo busco el poder servir.”

María Vidalia Betancur Salinas

Contar la historia de San Antonio de Prado es saber que este territorio se embellece con cada mujer que adorna las calles o los jardines de las veredas, caracterizadas por su pujanza, liderazgo y altruismo.

Es así, como María Vidalia Betancur Salinas, habitante del corregimiento de San Antonio de Prado nacida en el seno de una familia campesina, su padre Francisco José, habitante de la centralidad del corregimiento y su madre Olga Esther de la vereda Astilleros, comparte su historia como ejemplo para muchas personas entre ellas las mujeres.

Su niñez la recorrió por los bellos caminos y montañas del corregimiento, siendo la mayor de seis hermanos estudiaba y aprendía los oficios del hogar, como preparar un huevo, pegar un botón, remendar, entre otras habilidades para la vida que su madre le enseñó, Vidalia como la conocen, viene de una familia humilde pero pujante.

Empleó su tiempo libre en su juventud a hacer teatro y a pertenecer a la Banda Marcial Juvenil del corregimiento. Estudió modistería con el Sena y Secretariado con Margarita Betancur en la Capilla.

Una de las primeras decisiones trascendentales que tuvo Vidalia frente a su futuro y el primero de muchos retos que le puso la vida, fue continuar con su bachillerato, sabiendo que sus padres no contaban con los recursos económicos para brindarle educación y más conociendo la historia de su padre quien repitió tres veces el primer grado de escolaridad, y seguía yendo a la escuela solo por recibir “la sopa” (almuerzo), pues las condiciones de vida de aquel entonces de su padre  era precarias y el estudio no era tan importante como alimentarse.

Como su madre consideraba que no debía estudiar más, fue su tía Ana quien la matriculó para hacer su secundaria en el Liceo Manuel J. Betancur de San Antonio de Prado, estudió con muchas dificultades económicas logrando el objetivo de ser bachiller académico en 1981, cuenta con gran orgullo que “desde pequeña fui emprendedora con bordados que me enseñó mi madre o prestando servicios domésticos donde me necesitaran”.

Y como la vida no era fácil y menos para las mujeres que querían salir adelante en una época donde no tenían decisión propia sobre su vida profesional y laboral, desde los quince años laboró en empresas privadas en el área de la confección, desde operadora hasta supervisora de calidad con trajes de exportación, fue empleada del el Éxito, la Asociación Cristiana de Jóvenes, dirigió  la  sede con piscina que estaba ubicada  al frente del  Manuel J. Betancur con semilleros de natación de las escuelas del corregimiento, con niños con discapacidad y con adultos mayores. En ADIDA laboró como secretaria mientras estudiaba en la universidad de Antioquia, las ganas de salir adelante no paraban, siempre teniendo claro sus objetivos persiguió sus ideales hasta alcanzarlos.

Su entusiasmo por el entorno cultural lo tiene a flor  de  piel, fue directora en los  inicios de la Casa de Cultura del corregimiento, cofundadora de la emisora Prado Cultural FM en los años 80,con el profesor Antonio Zarrázola (Q.P.D.) del IDEM, en compañía de  los hermanos Betancur (Antonio, Francisco y Fernando), cuenta con gran entusiasmo que emitían  desde un cuarto pequeño del IDEM programas de deporte con Eutimio Cano, programas infantiles con Josefina Betancur y Zeneida Velásquez, mientras Vidalia laboraba en Metroparques dirigía  desde la oficina por la línea 500, los programas de “Sábados de Tertulia”,  entre otros, fue un trabajo arduo, con las  uñas,  fue amor por la  radio,   la gratificación era que podían emitir y que los escuchaban en el corregimiento y fueron un grupo de  jóvenes que se entusiasmaron por la radio por muchos años, además de este proyecto iniciaron el periódico Prado Cultural, cuenta que fueron pocas emisiones ya que era difícil sostener el periódico en aquel tiempo.

Dentro de sus pasiones están el arte, la cultura y la comunicación social. Se considera una gestora social, una comunicadora empírica, con profesión en el área del derecho al servicio de las personas. La mayor satisfacción es haber estado en la vida comunitaria.

Ahora Vidalia tiene el lujo de contar su experiencia de la participación femenina y la importancia de actuar en los escenarios políticos, sociales y culturales en los cuales ella se ha movido, en donde la mayoría son hombres … y ella se ha desempeñado a pesar de los estereotipos sobre la mujer en la sociedad.

En su búsqueda profesional deseaba estudiar algo que le sirviera a la comunidad, entre sus inclinaciones deseaba ser enfermera; pero por su liderazgo y habilidades sociales se hacían notar entre sus amistades y lugares donde ella frecuentaba; al punto, que la motivaron a estudiar derecho en un tiempo que era difícil para ella acceder a este tipo de carreras por el costo económico, además de las múltiples obligaciones familiares que tenía en aquel entonces. Se inclina entonces por la comunicación social por los procesos comunicativos que venía desarrollando en el territorio, siguiendo su vocación se presenta a la Universidad de Antioquía en primera opción comunicación social y segunda derecho, siendo esta última la que la vida le muestra como su camino a seguir.

En su recorrido vive la contradicción del ser y el deber ser que conlleva su carrera, ve su pasión por la cultura y enmarca su trabajo de grado sobre:” Legislación Cultural en Colombia”. No fue un camino fácil para ella entre tantas dificultades, pero lo logra y vio en el derecho una oportunidad para proyectarse, dejando el mensaje a sus compañeros “el que estudia derecho busca el poder, yo busco el poder servir”. Vidalia recoge todo lo que la vida y lo que sus padres con tanto amor le enseñaron, los valores, los principios y el ejemplo que aprendió en su primera institución, la familia.

Siendo  egresada ejerció en lo público como Corregidora  de San Antonio de Prado durante el cuatrienio 2004-2008, fue merecedora de la distinción del Mérito Femenino, en la categoría Servidora Pública 2007 por su  liderazgo y empatía con los habitantes del territorio, fue Directora de la Casa  de la  Cultura  “La Barquereña” del municipio de Sabaneta 2009-2010, Subsecretaria de Gobierno de  la ciudad de Medellín dos años en el cargo, en el corregimiento  de San Antonio  de Prado dirigió el Jardín Buen Comienzo del Limonar 2012-2013 con COOMULSAP como coordinadora desde sus  inicios con 350 niños menores de 5 años  y un equipo interdisciplinario de madres comunitarias y jardineras de primera infancia, teniendo esta como una experiencia muy bonita dentro de su vida laboral, además ejerció en la  Personería de Medellín como Jefe  del Área Disciplinaria  y estuvo tres años en la  Gobernación de Antioquía en la Secretaría de Educación en la dependencia de Cobertura Educativa.

Adicionalmente Vidalia laboró en Metroparques, administró Propiedad Horizontal en Envigado, Medellín y en el corregimiento (Urbanización Los Prados), fue Administradora de la Corporación Milán en el municipio de Envigado y Abogada Litigante por un tiempo.

Ha participado en la Junta Directiva de la Fundación Musical José Hernando Montoya Betancur, hace parte de CORCASAP como fiscal y colabora en la parroquia en el grupo de Nulidades Matrimoniales.

Vidalita Betancur, también tiene el lado romántico como toda mujer y un día soñó compartir la vida con alguien que fuera acorde a sus ideales y en el camino se encontró con Diego Betancur Acosta, artista plástico de San Antonio de Prado, con quien compartió muchos años de su vida. Después del fallecimiento de su compañero de vida, en el año 2007, Vidalia se dedicó a difundir su obra artística (Pictórica, escultórica y Arte Basura), por medio de exposiciones, seis presenciales y tres virtuales a nivel de Medellín, Itagüí y el corregimiento, con el apoyo del Parque Biblioteca José Horacio Betancur y la red de bibliotecas de Medellín.

Dentro de sus sueños por cumplir están obtener su pensión laboral, sacar un libro en memoria de su compañero Diego y tener una adultez tranquila. Se ve viajando y disfrutando del ecoturismo por diferentes regiones del país…Una de las grandes satisfacciones que tiene Vidalia es haber brindado calidad de vida a sus padres antes que se fueran a descansar, poder acompañar a sus hermanos y  encaminar a sus sobrinos por la senda del estudio.

En la actualidad Vidalia se desempeña como Profesional Universitario en la Contraloría General de la República. Es así como ha recorrido en su vida laboral, desde el campo local, como Corregidora de San Antonio de Prado, hasta la dimensión nacional, pasando por la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia.

Sin duda es un orgullo contar esta historia por lo que es Vidalia como mujer, profesional, amiga y líder cultural del territorio, es un referente de motivación para muchas personas en especial de las mujeres que se dan la oportunidad de compartir un tinto, una aromática o 5 minutos con ella entre su experiencia de vida y su conocimiento; por tal motivo hoy le decimos ¡Así o más berraca!

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leidy Patricia Lotero Foronda

Me defino como una viajera apasionada por la naturaleza y el trekking, me gusta la fotografía y experimentar el intercambio cultural, estilo y tradiciones de los lugares que visito.

Volver arriba
Buscar