Saltear al contenido principal
Menú
El Astillero, Un Mundo De Ilusiones.

El Astillero, un mundo de ilusiones.

Por: Luz Arlency Cardeño M.

La vereda El Astillero es una zona rural de San Antonio de Prado, conocida por la producción agrícola, porcina y de maderas, posee una gran extensión rural, además de ser una de las veredas más alejadas del casco urbano, se encuentra a 40 minutos en carro del parque principal del corregimiento.

El día sábado 14 de agosto de 2021, el programa “Niños Calidosos y Habilidosos” llega a la vereda con un mundo de ideas y fantasías, el clima y paisaje se prestaba para hacer un día maravilloso y dejar una semilla de habilidades para la vida en estos pequeños.

Se trabaja el tema de la autoestima por medio de una actividad lúdica en donde los niños colocan en una estrella lo que más le gusta de su apariencia física y de su personalidad y al final se realiza el taller reflexivo sobre el tema, logrando el objetivo y es, que los niños aprendan a valorarse, amarse y aceptarse tal cual como son.

Luego en medio de risas, cantos, juegos y diálogos, llegan al aula la alegría, la sorpresa, pero también el miedo, la tristeza, la rabia y el desagrado; los niños sorprendidos por esta visita solo quieren escoger la alegría y la sorpresa porque creen que esta es buena, pero la psicóloga que dirige el taller les explica que todas son emociones y no existen buenas o malas solo emociones necesarias. Y los niños sorprendidos pero con gran creatividad comprenden el tema de inteligencia emocional y con los dibujos animados de la “película intensamente” aprendieron la importancia de manejar sus emociones y reflexionar sobre la habilidad trabajada, y así los niños del Astillero con inteligencia emocional han quedado.

El día transcurría, unas nubes negras amenazaban con derramar unas gotas de lluvia pero el sol impetuoso salió a relucir con gran esplendor y en medio de golosinas, pasteles y jugos hidratantes los niños y la psicóloga disfrutaron de un compartir que más que un descanso fue el momento de ella conocer un poco más a sus niños “calidosos y habilidosos”

El clima estaba perfecto para jugar un partido de fútbol “donde todos eran contra todos” (incluyendo a la psicóloga) y entre risas, gritos y pases gol disfrutaron un rato agradable.

Después de este gran descanso, los niños calidosos y habilidosos regresan al aula con la psicóloga y allí por medio de dibujos guiados por los niños, trabajarona comunicación asertiva y la falta de tolerancia a la frustración no se dio a esperar en estos pequeños al darse cuenta que sus dibujos no eran los correctos o no transmitieron el mensaje correcto. Sin embargo, después del ejercicio y del taller reflexivo comprendieron que sin una comunicación asertiva solo se puede lograr malos entendidos y problemas, lo cual ayuda a cumplir con el objetivo del taller y así se culminó las habilidades para la vida.

 

Pero todo no fue color de rosa… Al momento de la psicóloga salir del aula y abandonar la vereda, se le acerca uno de los niños calidosos y habilidosos y le dice “¿usted cuánto cobra por la consulta?” la psicóloga se dispone a escuchar y descubre que el chico para poder ir a estudiar  le toca caminar 4 horas ida y vuelta para desplazarse a su centro educativo o cuando tiene dinero se gasta hasta $24.000 diarios, situación que le genera malestar, la psicóloga  dialoga con él y con la madre de este niño calidoso quien agradeció su intervención y el caso fue escalado a Jefatura de Núcleo del corregimiento quién se comprometió a poner transporte a la vereda.

Y colorín colorado, en la vereda El Astillero Los Niños calidosos y habilidosos han quedado.

 

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luz Arlency Cardeño Muñetón

Soy una Psicóloga apasionada por la lectura, el cine y la buena gastronomía. Amo los atardeceres, reír, bailar y disfrutar de una buena compañía.

Volver arriba
Buscar