Saltear al contenido principal
Menú
San Antonio De Prado Un Mundo De Niños Calidosos Y Habilidosos

San Antonio de Prado un mundo de niños calidosos y habilidosos

Por: Luz Arlency Cardeño M.

San Antonio de Prado, es un corregimiento ubicado al sur de la ciudad de Medellín, el cual últimamente se ha extendido un poco en población, cuenta con más de 150 mil habitantes, y ha perdido gran parte de sus zonas rurales, por las cuales se caracterizaba tiempo atrás, algunas veredas han sido urbanizadas poco a poco como lo son La Verde, San José y La Florida, pero también está el contraste con otras veredas que aun se conversan rurales, caracterizadas por su fauna y su flora, claro ejemplo de ellos son Montañita, Astillero, Yarumalito Y Potrerito.

El taller “Niños Calidosos y Habilidosos” dirigido para niños entre 6 y 12 años, de las 8 veredas del corregimiento de San Antonio de Prado, está pensado para que los niños aprenden de manera lúdica- recreativa la habilidades para la vida, las cuales son consideradas las vacunas protectoras para la delincuencia, la drogadicción y/o enfermedades mentales, estas ayudan a que los niños y adolescentes tengan estrategias de afrontamiento a medida que va pasando la vida y se presentan dificultades,  es decir, a ser resilientes y a que tengan la capacidad de adquirir diferentes formas de enfrentar la situaciones de la vida; En este caso se trabajaron las habilidades para la vida de Autoestima, Inteligencia Emocional y Comunicación Asertiva con el fin de sensibilizarlos con estas habilidades y así ayudar a la construcción de su personalidad y autoesquemas de manera positiva.

Sabemos que la zona rural es una área vulnerada, afectada y olvidada por el estado, allí tienen condiciones de vida muy particulares y peculiares, en el caso de las 8 veredas del corregimiento donde se realizaron los talleres, de manera general se puede decir que se cumplió con el objetivo de estos talleres; los niños llegaban a estos con gran disposición para aprender y divertirse, se logra el objetivo del Taller Reflexivo, que era lograr una conclusión grupal respecto a la temática trabajada en las actividades lúdicas realizadas, las cuales fueron de gran impacto para los niños.

En la vereda el Astillero de manera particular, se evidenciaron algunas situaciones psicosociales, como lo es la problemática del transporte, que no poseen para desplazarse a su lugar de estudio, lo cual les genera malestar, ya que son trayectos muy largos de 4 horas aproximadamente, situación que fue escalada a la jefatura de núcleo y se logró algo positivo; En la Vereda Potrerito los cuatro niños que asistieron al taller tenían un duelo no resuelto por muertes de seres queridos, y se unieron los temas de inteligencia emocional y comunicación asertiva para hacer una resignificación del duelo en el taller y así ayudar a los niños con esto; En las otras veredas no se evidenciaron problemas psicosociales.

Finalmente, podemos concluir que se ha impactado de manera positiva, dejando una semilla en cada uno de estos pequeños y queda la necesidad manifiesta por parte de padres de familia, docentes y niños de que a estos talleres se les de una continuidad, con el fin de tener un mayor impacto e intervenciones psicosociales de fondo a algunas problemáticas que asó lo ameritan, ya que las habilidades para la vida son necesarias en la vida de estos menores, y en estos talleres solo se han abordado 3 de las 10,quienes manifiestan la necesidad de que estos talleres se sigan abordando, se encuentran dispuestos a continuar con los encuentros, pues ellos resaltan la importancia de cada una de estas temáticas trabajadas.

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luz Arlency Cardeño Muñetón

Soy una Psicóloga apasionada por la lectura, el cine y la buena gastronomía. Amo los atardeceres, reír, bailar y disfrutar de una buena compañía.

Volver arriba
Buscar