Saltear al contenido principal
Menú
Alejandro Salazar En El Bastón Revive Nuestra Historia

Alejandro Salazar en el Bastón revive nuestra historia

Por: Janeth Montoya Mejía

Alejandro Salazar quien en el Bastón revive nuestra historia, él es un comerciante de San Antonio de Prado, nació el 17 de septiembre de 1945, durante su infancia se dedicaba a hacer mandados y jugar con sus amigos trompo, bolas, escondidijo y ya cuando se hizo la primera cancha se dedicaban jugar futbol después hacer las tareas y rezar.

Toda su vida fue comerciante de carbón, administrador de bares, carnicero y obrero de una empresa, funda el Bastón al ver que en San Antonio de Prado en ningún lugar guardaba recuerdos del pueblo, y cuando se iba a jubilar le pidió a su padre que en el lugar donde tenía las pesebreras le dejara montar el negocio, su padre accedió y desde hace 21 años abrió las puertas de ese lugar.

Este lugar fue construido hace 130 años en tapia, piedra y madera, materiales que aún se conservan en algunos de sus espacios, se conoce como la casa de hijo porque aquí vivió su padre Heriberto Salazar también conocido como “hijo”, quien era la persona que surtía el corregimiento de carbón y leña cuando no había electricidad y al cual Alejandro ayudaba por esta razón fue reconocido en todo San Antonio de Prado, este lugar fue punto de encuentro para los arrieros que venían de Armenia y Guaca (hoy conocida como Heliconia),  allí se puede recrear la vista con registros fotográficos de como lucía y se vivía el corregimiento hace muchos años, de igual manera existe la posibilidad de escuchar historias típicas del pueblo, transmitidas por Alejandro una de las personas más reconocidas del viejo San Antonio De Prado, quien mantiene todas estas experiencias dentro de la familia y brindándolas a toda la comunidad.

Empieza a recopilar la historia por el gran amor que le tiene a este corregimiento, ya que es una de las familias más antiguas de este territorio, le dio por empezar a guardar las fotos y que el pueblo los recordara, tuvo la oportunidad de participar en las primeras semanas culturales que se realizaban en San Antonio de Prado, donde sacaban las carretas tiradas por mulas y hacían carrozas para desfilar por todo el pueblo.

De las cosas que más recuerda y en las cuales tuvo la oportunidad de estar, fue el reinado de la Azucena en el año 1952, el subcampeonato de Honorio Rúa Betancur en el año 1954, la inauguración del órgano de la iglesia, las bodas de plata del padre Salazar, la inauguración de la planta de teléfono, la filmación de la película el Misterio de Santa Cruz, la venida de Rojas Pinilla, la venida de Pacheco.

Ha colaborado con la escritura de libros como de boca en boca, en tertulias con personas de universidades como la Pontificia Bolivariana, también ha participado activamente en conversatorios realizados por agentes culturales del corregimiento, su mayor sueño es que la historia de San Antonio de Prado no muera, quiere que su espacio sea para el encuentro y la recuperación de la memoria.

Lo que más lo ha motivado a hacer esta actividad es poder revivir nuestra historia, recordar cuáles son nuestras raíces y poder dar experiencias inolvidables a la comunidad cada vez que disfruten este espacio en el corregimiento.

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Janet Montoya

Soy Janeth Montoya, una mujer emprendedora, luchadora que ama cada cosa que hace y ama su territorio.

Volver arriba
Buscar