Saltear al contenido principal
Menú
El Ruiseñor De Prado Mario Ortiz Henao
Fotografía tomada por Alex Betancur

El Ruiseñor de Prado Mario Ortiz Henao

Por : Janeth Montoya Mejía

El Ruiseñor de Prado Mario Ortiz Henao, Amante de la paz, un creador de imágenes y de experiencias donde trata de compartir relatos que enmarcan la vida de San Antonio de Prado, lector empedernido que ha leído casi todos los libros que se encuentran en la Biblioteca Pública Piloto del corregimiento.

Estudio su bachillerato y después filosofía y letras con los Misioneros de Yarumal, en algún momento pensó ser sacerdote, Estando en el seminario estudiando filosofía y letras recibía clase de antropología la cual era muy aburridora un compañero empezó a preguntarle si no le gustaba escribir poesía, que eso era lo que él hacía para pasar el tiempo mientras que esa clase terminaba, la respuesta de Mario fue negativa, pero que le quedó rondando en la mente, hasta que un día sentado bajo un árbol comenzó a observar su entorno, veía la caída de las hojas de los árboles y sentía como soplaba el viento y decidió empezar a escribir lo que su mente y corazón le dictaran, al mostrarle a su compañero le gusto y lo invito para que se le uniera en la clase de antropología a escribir poesía, así inicio la carrera de poeta de Mario  Ortiz Henao.

En el periódico el Reflector publicó su primer poema llamado Escuchad mi vos, un poema de tinte religioso, el cual escribió mientras estaba en el seminario, desde ese momento cada vez que tenía oportunidad enviaba poemas para que fueran publicados, salió de Yarumal para regresar a Medellín donde estuvo en el seminario San Pablo con los Franciscanos, viajo a Bogotá para estudiar teología en la universidad de San Buenaventura teología, cuando termino segundo de teología estaba además haciendo pastoral vocacional, estando allí, el provincial decide enviarlo a San Francisco en la ciudad de Cali, debido a los votos que había tomado de pobreza, obediencia y castidad acepta el mandato, cuando ya estaba todo listo para su viaje cambian la decisión y le dicen que debe de viajar y presentarse nuevamente al seminario San Pablo en Medellín a estudiar pastoral a lo que Mario responde que no le parece pues ya había realizado su pastoral y que es más ya él estaba trabajando con la pastoral vocacional, que no le parecía que lo mandaran a estudiar esto, le recordaron los votos que había tomado, acepta esta decisión, pero les dice que si se viene a estudiar sería escultura o arte, cuando regreso solo pasó una semana cuando solicita una licencia de dos años derecho que tiene todo sacerdote.

Cuando le dan este permiso regresa a San Antonio de Prado, donde continuo escribiendo esporádicamente e iba guardando en una carpeta, un día cualquiera llegó un tío a su casa y le dijo que fuera donde el profesor Alberto Mejía el cual era profesor de artística en el Idem, que lo había mandado a llamar, Mario no encontraba razón para esto, lo que sucedió fue que su tío le habló al profesor sobre los poemas que Mario escribía, ese día Mario le envío algunos poemas, después de leerlos el profesor Alberto insistió en la visita pues le gusto mucho lo que había leído; Mario se acercó al colegio mientras estaban en clase y el profesor muy animado por su visita lo presento ante la clase como el Ruiseñor de Prado, allí surgió este apelativo que Mario mismo asumió para firmar sus poemas.

Con esa visita surge una amistad con don Alberto, empieza a salir con él cada  y se relaciona con otros poetas y declamadores como Samuel Escobar con quien Mario empieza a declamar también, pasaban las noches en el parque escribiendo poesía, se retaban a escribir ciertas cantidades de sonetos por noche, así conoció la bohemia hizo parte de un programa radial en la emisora Prado Cultural F.M. llamado, Antorchas al Viento donde se pasaba poesía de diferentes escritores incluidas las que él escribía.

En el año 1990 contrae matrimonio y realiza la publicación de su libro Trinos y Truenos, viaja a Estados Unidos y reside allí 4 años durante este tiempo publica en el diario la Prensa, en el Sol de Colombia, el Periodista y otros medios escritos.

Los escritores que más le han marcado en su vida y en su forma de escribir han sido, el Poeta de la Raza Jorge Robledo Ortiz quien fue su amigo, con quien mantenía una relación muy fuerte, siempre los viernes iba al piso 33 del edificio Coltejer donde Jorge tenía su oficina y le llevaba los poemas que escribía para que se los revisara, Manuel Mejía Vallejo, Jorge Robledo Ortiz, Carlos Castro Saavedra a quien considera el Pablo Neruda colombiano, Miguel Hernández y por supuesto Pablo Neruda, también le ha llamado mucho la atención José Luis Perales, es más en su libro utilizó varios epígrafes de este canta autor español, Porfirio Barba Jacob, Tomás Carrasquilla no se pueden quedar atrás.

No solo escribe poesía, escribe relatos y crónicas también, lo inspira a escribir cualquier cosa, en sus escritos ha hablado de la mujer, de los gamines, de la tierra, de las flores, de las samaritanas del amor, tiene grandes recuerdos de los festivales de poesía pues cuando los poetas llegaban a San Antonio de Prado él era quien los recibía con un poema hacia ellos, se convierte en el anfitrión para estos que llegaban de tierras lejanas durante 18 años seguidos.

Sueña poder publicar la historia que escribió sobre José Horacio Betancur, desde hace tiempo quiere hacerlo, también espera poder viajar a Paris, no a conocer el arco del triunfo y los demás sitios que por lo general la gente que va turismo visita, le interesa más bien visitar lugares que tienen que ver con la literatura, y porque no poder compartir en un bar de escritores y conocer a algún escritor y escribir algunos poemas allí como el que a continuación les compartimos.

Te acuerdas Daniela?

De aquel surtidor de agua

En el centro del patio…

De los pájaros azules sobre la alberca,

De aquel ciprés cobijando

La ausencia de los amantes…

De aquella tarde de trompos y cometas,

De tu juego a la rayuela,

Y de la desiderata de olvidos

Que escribiste al viento?

Te cuerdas mujer de girasoles,

Del asueto silencio monacal

Y del búho asombrado de noctámbulos deseos?

Te acuerdas de tus senos frugales paraísos

Y tu transparencia de musa a los cuatro vientos.

Qué te vas a acordar lucero entre luciérnagas

Del cronos jugando en el billar

Y el cuchillo besando la piel de los almendros…

 

Mario Ortiz Henao

El Ruiseñor de Prado

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Janet Montoya

Soy Janeth Montoya, una mujer emprendedora, luchadora que ama cada cosa que hace y ama su territorio.

Volver arriba
Buscar