Saltear al contenido principal
Menú
El Maridaje En Santa Elena Es Con Frijoles, Arepas Y Tapetusa

El maridaje en Santa Elena es con frijoles, arepas y tapetusa

León Denis García, campesino del corregimiento de Santa Elena, no solamente es un maestro en el cultivo de flores y hortalizas, sino que también es un maestro en el conocimiento ancestral de la gastronomía selenita, de esa que tenía el sabor de mamá, o como lo dice Don León, “con el sabor de los tiempos de la agüela”.

Para Don León, en esos tiempos el campesino no pasaba hambre, todo lo tenía gracias a la tierra y gracias a ella tenía una gastronomía muy clara. Se cultivaba, por ejemplo: victoria, cidra, coles, frijoles petaco, papa, maíz, entre otros; estos cultivos aún pueden a existir en la actualidad en el corregimiento, pero a una menor escala, debido a que ya no se compensa la inversión con lo cosechado.

Los frijoles petacos según Don León era un plato muy común en los campesinos, estos se preparaban con pezuña, garra y bofe; también fue muy característica la arepa de mote y de chócolo, la primera se preparaba cocinando el maíz con ceniza, luego se molía y se asaba en las brasas o al rescoldo y era acompañada de agua-panela, chocolate o leche de vaca negra.

Los postres son pieza fundamental de la gastronomía selenita, se preparaban principalmente postres de cidra, victoria, ahuyama, tomate de árbol y brevas, que prácticamente ya poco se preparan porque son muy pocas las mujeres que quisieron aprender las recetas de la mamá, dejando acabar de esta manera la tradición.

A nivel de la sabiduría ancestral para la conservación de alimentos y para el tratamiento de enfermedades, Don León nos cuenta que, para almacenar la carne sin necesidad de refrigeración, se colgaba en un “garabato” al lado del fogón de leña para que se fuera ahumando y curando. Para el tratamiento de varicela y carranchil se recomendaba bañarse en leche de vaca, para el sarampión se recomendaba tomar leche de vaca recién parida con boñiga fresca. También se tenía por costumbre colgar la penca de sábila y la herradura para atraer la suerte y alejar los malos espíritus.

La música y los personajes no pueden pasar de largo, los más reconocidos por Don León fueron Don Eloi, el que siempre andaba descalzo y Don Beto que fue el trovador y el personaje del corregimiento, el que hacía reír al son de la música parrandera y campesina, acompañado de la endiablada tapetusa, ese licor tan perseguido por las autoridades de esos tiempos.

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar