Saltear al contenido principal
Menú
Montañas, Ovnis Y Pollos De Oro

Montañas, ovnis y pollos de oro

Dicen que en Palmitas aterrizaron objetos voladores no identificados (OVNI); al menos para Luis Alirio Álvarez Carvallo, quien es habitante del corregimiento, el fenómeno es una realidad que ha vivido en carne propia.

Su primer avistamiento OVNI ocurrió tiempo después que leyera un libro del escritor gnóstico Samael Aun Weor llamado “El Matrimonio Perfecto o Puerta de Entrada a la Iniciación”, en donde el autor describe  que a las 4:30 a.m. son muy probables los avistamientos de estos objetos; así de esta manera, cierto día Don Alirio, o el “Maestro” como le dicen muchos de sus amigos, mientras realizaba sus labores de celaduría en una escuela, decidió escudriñar el cielo a la hora indicada por el autor del libro y observó que entre el alto del Boquerón y la serranía de las Baldías había una luz de color azul flotando y que tiempo después salió disparada a una velocidad imposible para un avión. Su segundo encuentro fue en el sector del Ventiadero que está ubicado entre la vereda La Frisola y la vereda La Suiza, allí observó a eso de las 7:00 a.m., que de una nube salió una luz anaranjada que sobrevoló unos invernaderos de tomate, se ocultó nuevamente en la nube y volvió a salir minutos después, luego se ocultó nuevamente y no volvió a salir. Don Alirio también resalta la observación que hizo su hermano Elías Arango, el cual también a la madrugada, en los Llanos de Valencia observó una nave que tenía un poder lumínico como el del Sol que iluminó las montañas y el cielo como si hubiera amanecido de repente.

Finalmente Don Alirio, nos cuenta una de las historias más contadas en la región, y se trata de la gallina de los pollos de oro, y versa cuando el señor Efrén Marín, arriero de profesión, se aventuró un jueves santo a la montaña y siendo la media noche, se le abrió una puerta en medio de las peñas que daba acceso a una especie de salón, allí vio una gallina con varios pollos de oro, cogió uno de estos pollos para llevárselo y cuando iba a salir no encontró la salida, en medio del desespero soltó el pollo y la puerta apareció, logrando salir y poder contar la aventura a sus vecinos.

Ciertas o no estas anécdotas, Palmitas es tierra de paisajes, cultivos, campesinos e historias mágicas.

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar