Saltear al contenido principal
Menú
La Violencia Hacia Los Niños Podría Tener Un Origen En La Salud Mental De Los Adultos

La violencia hacia los niños podría tener un origen en la salud mental de los adultos

De acuerdo a la Fundación Aldeas SOS Colombia, la cual es la organización internacional más grande de atención directa a niños, informó en el marco del Día Internacional contra el Maltrato Infantil, que en Colombia 68 niños y niñas son maltratados diariamente, lo que equivale a que cada día tres menores sufren algún tipo de violencia. Bajo lo anterior, estos resultados demuestran que Colombia tiene las cifras más altas con cerca de 24.000 casos por año; además el abuso sexual para el año de 2018 aumentó en un 22%.

Al revisar las anteriores cifras se observa un panorama bastante desfavorable para los niños y surge la inquietud sobre cual puede ser el origen de esta epidemia y cual podría ser su solución. Marta Isabel Escobar y Angélica Sofía Dejosé son dos profesionales de la psicología que han analizado los sucesos de violencia hacia los niños, y las dos coinciden en que el origen de este fenómeno parte de la salud mental de los adultos; Marta Isabel expresa que, “hay adultos que están muy heridos debido a que tienen en su interior una cantidad de situaciones que no han sanado; cuando un adulto violenta a un niño, está liberando todo el dolor que tiene en su ser. Es obvio que este tipo de actos no se justifican por esto, pero se puede tomar como un llamado a que se debe mirar que está pasando dentro de la psique de estos adultos que los llevan a cometer actos de violencia sobre los niños y adolescentes; además es innegable que el medio social y económico influye mucho en estos fenómenos de violencia; todo lo anterior me lleva a decir que la salud mental en la actualidad en crisis”.

De otro lado, Angélica Sofía ha detectado que, “en consulta ha evidenciado muchas situaciones dolorosas que viven los adultos, que han sido violentados cuando niños, situaciones que han querido ocultar, callar y silenciar, principalmente por miedo o vergüenza. Yo por ejemplo tengo una paciente de 22 años de edad que fue violada a los seis años por un joven de su mismo sector, ella en la actualidad aún en la actualidad le tiene miedo a su agresor y no se atreve a hablar de esto por miedo a que esta persona tome represalias contra su familia”. Este tipo de situaciones se ven avaladas por las estadísticas, en cuanto a que solo en Colombia el 30% de los casos de abuso y maltrato infantil son denunciados, mientras que el 70% de estos casos quedan en la impunidad, es decir que solo tres de diez victimas se atreven a denunciar. Estas cifras nos llevan a evidenciar que muy posiblemente muchas madres, padres, padrastros, hermanos, hermanas, tíos, tías, amigos y amigas, han violentado a menores de edad y que acudido a la herramienta del miedo para silenciar con el fin que no sean denunciados.

Todo podría centrarse también en que estos sucesos provienen también de una cadena, es decir algunas personas que fueron violadas cuando niños pueden convertirse en futuros violadores, es decir es necesario que estas personas que han sufrido en su niñez sean atendidas en cuanto a su salud mental; también es indiscutible que no sea siempre este el origen, puesto que hay que tener en cuenta que existen otro tipo de enfermedades mentales que parten de otros orígenes como lo podría ser los psicópatas y los sociópatas. Por ende es necesario que las entidades públicas y privadas de salud sean muy vigilantes y muy responsables con la salud mental de todos los habitantes de los departamentos y municipio de Colombia, además los padres de familia deben de estar muy atentos con los comportamientos de sus hijos. Tanto para Marta Isabel y para Angélica Sofía es evidente que existe mucha reticencia hacia la atención psicológica por parte de la mayoría de la población, por que les da miedo afrontar ese viaje hacia el interior de su ser y responden con un negación hacia lo que tanto le está afectando.

Finalmente Marta Isabel y Angélica Sofía concuerdan con el sociólogo, filósofo y ensayista Ziygmunt Bauman, en cuanto a que estamos viviendo en una sociedad líquida, es decir una sociedad que no es consistente con lo que vivieron nuestros padres cuando eran niños, en cuanto a que si se tenía situaciones de maltrato, de frustración, de tristeza, etc., tenían una familia sólida en quien apoyarse para poder salir estas crisis y de asimilarlas de manera diferente, pero hoy en día poco existen esas familias sólidas, lo que hace que tanto niños como adultos no tengan ese apoyo y por ende se caiga en el desequilibrio mental fácilmente; por ende estamos en una sociedad liquida que le falta consistencia y de ahí que todos estamos llamados a empezar a mirar nuestro ser individual, a mirar que estamos aportando a la sociedad y que estamos haciendo para fortalecerla y sostenerla desde cada una de nuestras familias.

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Buscar