Saltear al contenido principal
Menú
Conozca Acerca De La Enuresis, Un Padecimiento Muy Frecuente En La Infancia
Foto cortesía

Conozca acerca de la Enuresis, un padecimiento muy frecuente en la infancia

Por: Tatiana Andres Urango

 

La enuresis, es comúnmente conocida como «incontinencia nocturna» o «enuresis nocturna» y es la micción involuntaria del niño mientras duerme a una edad en la que se espera que ya no se orine durante la noche, es más frecuente en los varones.

Las sábanas, la pijama mojada y sobre todo, la vergüenza del niño es una escena muy común en muchos hogares, pero la idea es no desesperarse, a menudo, solo se trata de una etapa normal del desarrollo del niño.

En la actualidad se estima que afecta a aproximadamente un 13% de los infantes de 6 años y un 8% a niños alrededor de los 10 años. Según la información estadística recolectada, se puede ver que es un trastorno relativamente común, aun así, no se han realizado muchos estudios epidemiológicos sobre este padecimiento, pero casi todos los datos coinciden en que la incidencia disminuye a medida que el niño crece.

Para conocer más acerca de este trastorno, es necesario saber qué lo produce, una de las principales causas es porque el niño duerme profundamente y no se despierta cuando su vejiga se llena y debe vaciarla. En la mayoría de los casos esta patología es hereditaria, por lo que, si uno de los progenitores ha tenido enuresis durante su infancia, las probabilidades de que sus hijos también la tengan son elevadas. Otras causas pueden ser la alteración del sueño, el niño apenas está aprendiendo a controlar la micción durante sus primeros años o, también, puede ser el resultado de otras enfermedades como, infección de las vías urinarias, problemas en el sistema nervioso, desequilibrios hormonales, estreñimiento crónico, diabetes, etc. Por lo tanto, la consulta médica es indispensable para descartar estas patologías.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que la enuresis también puede ser secundaria, es decir, puede aparecer después de que el niño ya aprendió a controlar correctamente sus esfínteres y pueden haber factores psicológicos implicados en la aparición tardía del trastorno, estos pueden ser situaciones de estrés tales como, el divorcio o la separación de los padres, el fallecimiento de un familiar, un cambio de residencia, el nacimiento de un hermano, debido a accidentes e intervenciones quirúrgicas, ante abusos sexuales, etc. Además, algunos estudios han demostrado que los niños que viven en hogares desestructurados o con pocos recursos económicos, tienen también más probabilidades de padecer enuresis.

Para el tratamiento se estima que en un gran porcentaje de niños, la enuresis desaparece por si sola después de los 6 años, si el problema sigue presente a medida que el niño se hace mayor hay que tener en cuenta los efectos psicológicos que pueden afectar al menor, tales como, sentimientos constantes de vergüenza e inseguridad que harán que el niño evite participar en actividades sociales, como por ejemplo, quedarse a dormir en la casa de sus amiguitos o salir a acampar, esto sin duda tendrá un impacto negativo en su autoestima y se debe considerar adecuado un acompañamiento psicológico.

El mejor tratamiento para evitar estas incontinencias es que el niño siga rutinas diarias como orinar justo antes de ir a dormir, llevar la cuenta de las noches que moja o no la cama y no beber líquidos dos horas antes de acostarse, sobre todo bebidas con cafeína. También, existen unas alarmas de enuresis, que funcionan con un sonido que despierta al niño cuando empieza a mojar la cama. Se trata de un detector de humedad con una eficacia del 70%. Una vez que el problema haya desaparecido, es recomendable seguir usándola hasta tres semanas después de la última incontinencia.

Finalmente, para que el niño supere de la mejor manera este padecimiento, es indispensable el apoyo y la comprensión de sus padres, algunas recomendaciones para ellos son:

 

  • Evitar maltratos verbales y mucho menos físicos al niño cuando se orine en la cama y tratar de que no se sienta culpable para impedir que desarrolle problemas emocionales.

 

  • Reforzar positivamente al niño mediante halagos o pequeños premios las noches que no moje la cama para que aumente su autoestima y su confianza.

 

Te gusto este artículo
Recibe en tu correo toda la información¡

Es posible que recibas la notificación de la suscripción como correo SPAM o correo no deseado.

Habeas Data, política y tratamiento de datos personales Frecuencia Estéreo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luz Arlency Cardeño Muñetón

Soy una Psicóloga apasionada por la lectura, el cine y la buena gastronomía. Amo los atardeceres, reír, bailar y disfrutar de una buena compañía.

Volver arriba
Buscar